pides-prestado-para-pagar-otras-deudas-5-maneras-de-evitarlo

¿Pides Prestado para Pagar otras Deudas? 5 Maneras de Evitarlo

Categorías:

Bien sabemos que muchas veces nuestras deudas tienden a sobrepasar las capacidades con las que contamos, a decir verdad lo que más nos preocupa y nos invaden son los intereses ya que si no los pagamos progresivamente no sólo nuestra deuda se mantiene sino que aumenta hasta alcanzar puntos desorbitantes generandonos así preocupación e incluso dolores asociados a ello. De acuerdo con ciertas investigaciones cuando esto sucede gran parte de nosotros, alrededor del 57%  solicita un préstamo para así sostener aquel que es contraído de manera inicial, esto se conoce bajo el término de reciclar deudas.

 

Sin embargo ¿es esta la mejor salida a una deuda?, de acuerdo con especialistas en el mundo de las finanzas el reciclar una deuda no se traduce más que en un error que no da lugar a la solución sino que al contrario incrementa el problema. A decir verdad para muchos esta situación supone ser una acción desesperada en respuesta ante la emergencia que supone ser las exigencias del acreedor quien solicita el pago del prestado de manera pronta o inmediata; pero pese a ser una respuesta sencilla a la situación la deuda sigue estando allí con la diferencia única del acreedor.

Incluso reciclar un préstamo puede llegar a ser aún más contradictorio que el problema inicial y aquí es donde juega gran importancia los intereses ya que si bien en el préstamo inicial los mismos eran de 10% quizás en una nueva ocasión estos incrementen ubicándose alrededor del 15% a lo cual nuestra deuda habrá aumentado en gran medida aunque no nos fijemos, a su vez suele darse el caso de que la deuda inicial comprendía unos $2000 por ejemplo, que más los intereses haya alcanzado valores tales como los $3000, sin duda si no tuvimos para pagar los primeros imagina ahora pagar $3000 más los intereses que sobre la base de el se calculan.

 

Indudablemente, pedir préstamos para pagar deudas es una situación difícil de enfrentar y de no controlarse podría traducirse en una gran bola de nieve que será capaz de aplastarnos en cualquier momento y de la cual cada vez será más complicado escapar; es por ello, que cuando se habla de reciclar deudas los expertos en finanzas siempre nos recomiendan y dicen “evita el sobreendeudamiento”, recuerda que en muchas ocasiones gracias a él las personas han perdido sus posesiones más valiosas a precios absurdos. A continuación te explicamos cinco maneras en las que podrás evitar pedir préstamos para pagar deudas.

 

Te recomendamos: Nueve Trabajos que Puedes Hacer a Medio Tiempo

 

¿Pides Prestado para Pagar otras Deudas? 5 Maneras de Evitarlo1.  Evite contraer deudas

Sabemos bien cuán difícil resulta ser esto, a decir verdad las deudas son parte de nuestra economía; sin embargo cuando exponemos este consejo nos referimos a pedir préstamos; es importante intentar siempre no caer en ellos ya que así no tendremos problemas en salir después si tomamos una vez más la metáfora de la bola de nieve, sin duda esta no aplastará nuestro hogar si no hay nada que la produzca en primer lugar. De igual manera ocurre con las deudas.

El sobreendeudamiento no será posible si en un primer instante no existe tal endeudamiento, para lograrlo la mejor alternativa es siempre estructurar bien nuestras cuentas, saber manejar los ingresos y conocer el total de los gastos al igual que saber de qué manera es posible reducirlos en los casos en que nuestras finanzas así lo ameriten es ideal como escudo protector ante estas situación por demás desagradables.

Un tip para lograr esto último si estamos en una situación compleja, es concebir los compromisos que pueden ser retrasados (aquellos que no poseen intereses o que nos brindan la oportunidad de hacerlo tales como recibos de servicios entre otros) y aquellos que no lo son (poseen intereses), si todas tus responsabilidad se hallan en el mismo nivel y por tanto no posees muchos campos de acción es momento de analizarte y ver qué está pasando con tu economía, cuál es el problema en ella que no has sido capaz de resolver de manera anticipada y cuál es la mejor decisión a tomar.

 

2.  Planifica tu estado financiero

Si aún no lo haces es hora de que comiences a hacerlo, en realidad debiste haber comenzado hace mucho tiempo atrás, uno de los mejores consejos que puedes recibir de un economista o un experto en finanzas es “siempre planificar tus cuentas” para ello debes saber cuántos son tus ingresos netos promedios, es decir, cuando normalmente ganas dejando de lado los impuestos y demás deducciones.

Cuando hablamos de promedio nos referimos precisamente al adverbio señalado y es que muchas veces existen meses en los que podemos ganar un poco más que en otros -más aún si somos de los que trabajamos por cuenta propia- contraer deudas sobre la base de los meses buenos suele ser un error por cuanto no todos los meses del año lo son, entonces cuando alcancemos un mes donde nuestro ingreso sea normal o bajo, allí comenzará el problema.

Ahora bien una vez definido esto es importante de igual manera definamos nuestros egresos, es decir el conjunto de responsabilidades monetarias con las que contamos; aquí va incluido el arriendo, las tarjetas de crédito, la educación de nuestros hijos, los gastos personales, la alimentación y muchas otras más variables que no se traduce más que dinero saliente.

Al restar lo primero menos los segundo nos queda un valor siendo este el excedente, lo que podemos gastar en nosotros de acuerdo con las pretensiones y deseos que conservemos; sin embargo, antes de hacerlo lo ideal sería destinar un 30% de él en la cancelación de deudas sean apremiantes o no, es vital abonar a las deudas que tengamos incluso si aún no ha registrado intereses.

 

3.  Intenta ahorrar

El ahorro es entendido a nivel económico como una práctica, pese a esta definición suele ser más preciso considerarlo como un hábito ya que se vuelve parte de nuestra vida. Al igual que como nos cepillamos al levantarnos el ahorro debe ser la clase de actividades que hacemos de manera recurrente, la cantidad que destinemos a él puede variar esto no es lo importante, lo esencial es siempre dedicar parte de nuestro salario tras efectuar las cuentas anteriormente expuestas a ahorrar.

Al hacerlo no sólo nos estaremos protegiendo ante eventuales emergencias, ya que de suceder alguna de ellas contamos con un resguardo para saber afrontarlas sino que además no tendremos la necesidad de contraer deudas; en este sentido, ciertas investigaciones arrojan como resultados que las emergencias o los gastos imprevistos suelen ser aquellos que motivan la solicitud de préstamos; sin embargo, estos no serían necesarios si adoptamos una actitud preventiva y deseamos ahorrar en la medida en la que percibimos los ingresos.

A su vez de no ser necesario para el pago de eventualidades o de préstamos, el ahorro se traduce en el futuro en inversión haciendo posible así el aumento de nuestro capital a largo plazo.

 

4.  No acarrees deudas que en el futuro próximo no podrás pagar

Cuando decidimos afrontar una deuda sabemos de antemano cuáles son nuestras capacidades para cubrirla, en ocasiones solemos ignorar esta variable y aseverar que pronto hallaremos la manera en la que podamos pagar el total de la deuda, quizás esto sea posible pero no siempre es así  la mayoría de las veces no encontramos esta segunda alternativa o tardamos demasiado en encontrarla, a lo cual es siempre mejor no adoptar deudas que no podamos cubrir en los próximos meses o que al menos no podamos reducir el capital.

Conservar dinero para pagar los intereses esperando que el cielo nos conceda una oportunidad para pagar el total de la deuda no es la mejor solución ni mucho menos la decisión perfecta; quizás partimos de la idea de que poseemos dinero suficiente para pagar los intereses, sin embargo si no aportamos al capital la deuda siempre estará allí al igual que estos últimos a lo cual si en alguna oportunidad dejamos de pagarlos por la ocurrencia de alguna eventualidad hasta allí mantenemos un control sobre la situación. A partir de este punto es que comienza el aumento de la deuda por tanto entonces evita el sobreendeudamiento no contrayendo deudas impagables.

 

Te puede interesar: Los Jóvenes más Innovadores de México

 

¿Pides Prestado para Pagar otras Deudas? 5 Maneras de Evitarlo5.  Destina el dinero extra al pago de tus deudas

Es mejor no esperarlo y que llegue, a esperarlo y que no aparezca. Podrá parecernos un poco tonta esta frase pero lo cierto es que encaja a la perfección cuando hablamos de préstamos y de préstamos para pagar deudas, ¿por qué decimos esto? bien comentábamos que no podemos esperar que el cielo nos brinde la oportunidad para pagar las deudas pero ¿qué sucede si esto ocurre? bueno las posibilidades pese a ser pocas no dejan de ser aprovechables.

Si adquieres un dinero que no esperabas pero que llego, ya sea porque trabajas horas extras o porque decidiste ayudar a tu vecina con un problema en su hogar y te dio un pago como recompensa puedes bien utilizar este dinero para el pago de tus deudas; es más es lo ideal ya que no sólo vas reduciendo el problema y la preocupación que estas dan a lugar sino que además estas garantizando en el futuro mayor cantidad de dinero no sólo en el pago del capital, también en los intereses ya que estos se reducen en gran medida.

No es lo mismo que te llegue y lo aproveches a que te haga falta y estés esperando por él, sin duda tus riesgos son mayor en la segunda ocasión.   Si deseas más contenido como este, inscríbete hoy a nuestro canal de YouTube o visita nuestro blog en www.BillMo.com

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search

pides-prestado-para-pagar-otras-deudas-5-maneras-de-evitarlo-billmo-money-transfer-amp-wallet

Cónoce los mejores trucos de AHORRO