Las Personas Libres de Deudas Son Las Más Felices del Mundo

Categorías:

Las Personas Libres de Deudas Son Las Más Felices del Mundo

¿Cómo hacen las personas más felices del mundo para conseguir ese estado? Saber cómo lo hacen, puede ayudarnos a tomar decisiones que nos permitan cambiar nuestros hábitos. Tenemos el poder para cambiar aquellos que interfieren con nuestra felicidad.

Pero, ¿qué es la felicidad? Tal vez valga la pena recordar la hermosa historia de Maeterlinck, en la que una familia emprende una aventura fantástica en la búsqueda de El Pájaro Azul de la Felicidad, pues la niña del cuento siente que en su pobreza no hay felicidad; para descubrir, al regresar, con sorpresa, luego de una infructuosa búsqueda por el mundo, que el ave mágica tan anhelada se encontraba donde siempre había estado: en su hogar, el mismo lugar de donde partió. La felicidad puede estar muy cerca de nosotros y no nos damos cuenta. Aunque no somos iguales unos y otros, en el interior de cada quien está la respuesta.  

 

Recomendado: No Creerás estos 10 Hábitos de Ahorro que Tienen los Chinos

 

¿Cómo lo hacen?

Las personas más felices del mundo, según la revista Forbes, además de buscar satisfacer sus necesidades básicas, valoran a la familia y a la gente que les rodea. Y una vez sus necesidades básicas son cubiertas, no suelen querer más de lo que se necesitan. Probablemente tengamos a nuestro alrededor todo lo justo para ser felices y solo sea cuestión de darle un orden para apreciarlo.

Sin embargo, si no están claras cuáles son las necesidades básicas para satisfacerlas, muchas personas terminan quejándose de que no llegan a ser felices porque sienten que su dinero no les alcanza y que sus deudas se reproducen como por arte de magia. Puede que entonces intenten cubrir una deuda con otra y seguramente esta táctica les funcionará, pero solo por corto tiempo, pues muy pronto descubrirán que a fin de mes necesitan buscar más dinero prestado para cubrir gastos básicos personales o los de su familia. ¿Es este tu caso? Entonces, es hora de averiguar qué es lo que hacen las personas más felices del mundo para no tener deudas, ya que, una vida sin deudas puede significar que podamos ir a dormir tranquilamente y no sentir la angustia de tener que pedir más dinero prestado.

En primer lugar, son personas que han aprendido a tener autocontrol. Saben que la disciplina y la madurez son elementos clave en la consecución de su éxito. Por lo tanto, toman el control de sus deudas y de su dinero, son responsables con sus finanzas y así lo asumen. Saben exactamente cuánto ganan y los gastos fijos que deben cancelar cada mes. Son conscientes del dinero que le van a destinar a cada cosa que lleguen a necesitar y, gracias a su claridad de pensamiento difícilmente compran algo que no deban permitirse.

Eso es lo que dice la teoría y realmente funciona, pues, el verdadero problema no es el propio dinero o la forma en que está distribuido en el mundo o cuánto ganaste al mes, sino en tu forma de pensar y relacionarte con él, por eso, estas personas reconocen qué es lo que deben hacer con su dinero y cuándo. No significa que tengas que oprimirte a causa de presupuestos exagerados y dolorosos que difícilmente se puedan cumplir, sino que tú mismo puedes marcar los límites y comportarte con madurez financiera.

Esas personas saben exactamente la manera cómo una deuda puede afectar sus vidas, porque ya lo han experimentado. Para adquirir bienes, servicios o realizar emprendimientos es necesario adquirir deudas. Las deudas son transacciones comerciales o negocios que ofrecen beneficios, pero que implican a cambio una gran responsabilidad que podría ser superior al beneficio que se busca. Por eso, saben que durante un tiempo tienen que hacer sacrificios que redundará en tranquilidad mientras pagan sus deudas. Probablemente para pagar una cuota, deba dejar de comprarse aquello que tanto desean; eso es algo que han comprendido perfectamente, lo aceptan y lo asumen. Esta tranquilidad es un tesoro, ya que se ha asimilado que un servicio financiero implica saber administrarse y asumir que unos costos adicionales impactarán las finanzas y eso no es conveniente.

 

Son desprendidos. Saben que su felicidad no depende de los objetos y posesiones que le brindan mejores condiciones de vida, sino que centran su satisfacción en experiencias diferentes. Así que, pueden comprar bienes, productos y servicios convencidos de que le van a dar calidad de vida, aunque saben que esa no es la meta principal de su existencia.

  •  Evitan las complicaciones. Han comprendido que todas las decisiones que se toman, tienen consecuencias buenas o malas, por eso estudian la situación y, dependiendo de ello, seleccionan aquella que les cause menos complicaciones con más beneficios. Se deciden por la solución más sencilla en todos los problemas financieros que se les puedan presentar.
  •  Son persistentes. Hacen su ‘estudio de mercado’, y por lo tanto, no se quedan con el primer precio que les dan. Tienen por costumbre hacer la comparación entre la calidad que ofrecen las distintas marcas en relación al precio, de allí que sea común que asistan a ventas de garaje, o practiquen la técnica de acumular cupones o puntos; porque saben que no tienen que pagar el precio máximo por ciertos productos o servicios. Mientras implique un ahorro ya sea pequeño o grande, se decidirán por esa opción.

Evitan los comportamientos impulsivos y la satisfacción inmediata de estos. Han cultivado la virtud de la paciencia. Hacen una compra cuando es realmente una necesidad y no solo un capricho. Adquieren una deuda cuando tienen capacidad de pago para ello o ahorran para comprar lo que necesiten. Han aprendido a reconocer el momento adecuado para hacer la compra, esperan las ofertas o cuando su capacidad de ingresos lo permite. Toman decisiones convenientes todo el tiempo.

Han conquistado la sensación de seguridad en sus vidas. Ese es otro de sus grandes aprendizajes. No temen aumentar sus conocimientos acerca del manejo del dinero y, aunque puedan consultar las decisiones que quieran tomar, finalmente confían en su conocimiento. Saben cuáles son sus posibilidades, los lujos que se pueden dar, los que no y cómo actuar en momentos de crisis, porque son personas responsables que se conocen muy bien a sí mismas. Por lo tanto no se desenfocan, reconocen sus limitaciones y saben cuándo es el momento en el que les conviene buscar ayuda o asesoría financiera, si es que desean emprender un nuevo proyecto, sea personal o profesional. Saben, además, que el “dinero no crece en los árboles” y, por eso, reconocen lo engañosas que son esas oportunidades de obtener “dinero fácil”

 

Lee también: Programas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público

 

Estos dos consejos, pueden mantenerte en el terreno de la seguridad económica que a la larga se convertirá en paz interior y prosperidad:

  1. Si tienes suficiente capacidad de pago, ahorra todo lo que puedas para planes a largo plazo y/o gastos de emergencia.
  2. Si no tienes suficiente capacidad de pago, gasta solo en aquello que necesites.

Así que, para mantenerte seguro, elige solo una de estas opciones por vez.

  • Saben usar sus tarjetas de crédito. Han comprendido que las tarjetas de crédito son ‘servicios’ económicos de plástico. No se trata de verlas como aliadas o como objetos de peligro económico. Simplemente nos pueden ayudar en las emergencias e incluso nos pueden traer beneficios. Por eso las consideran como un medio financiero adicional muy versátil. Es usual que las lleven a todos lados, aunque prefieran las tarjetas de débito y el efectivo en lugar de las de crédito.
  • Aprovechan la oportunidad de recibir recompensas cuando usan sus tarjetas (sea de débito o de crédito) u otras herramientas financieras. Así que, si van a acumular puntos, millas o alguna clase de premio, cupones o beneficios, las usan. En el caso de las tarjetas de crédito, su uso está asociado a la conciencia de que deben pagarla antes del día del corte de cuenta o antes de la fecha límite, asumiendo el crédito. Este aprendizaje se puede haber obtenido luego de haber asumido deudas importantes que hubo de pagar con grandes sacrificios.
  •  Conseguir dinero para pagar las deudas puede convertirse en un estado opresivo, que genera intranquilidad en el deudor y lo mantiene indispuesto de ánimo por algún tiempo, según los programas de pagos para los que se haya comprometido en el pasado, pero una vez finalizada la preocupación por pagos de cuotas, la sensación de paz y tranquilidad que adquieren por esta causa la valoran de manera importante cuando piensan en adquirir nuevos compromisos financieros.  Este aprendizaje logra que estas personas difícilmente se estresen por causa de dinero. Y si adquieren nuevos compromisos, lo hacen de tal modo que éstos no interfieran con la libertad que han ganado.
  • Cuando van asumir la carga de una nueva responsabilidad financiera, prestan atención al valor, utilidad y ventajas, antes de tomar decisiones. Con el tiempo y la experiencia han aprendido que el precio de un producto o servicio es relativo. Por lo tanto, no se dejan llevar por marcas o fama de los productos, establecimientos o servicios.  Después de todo, un producto puesto a la venta en un reconocido establecimiento, hace la misma función de otro que puede comprarse a mejor precio en otros lugares.
  •  La seguridad económica y la felicidad se pueden encontrar en un punto conquistado por los buenos hábitos que vayamos formando a partir de nuestra experiencia y de los conocimientos que estemos dispuestos a internalizar y a poner en práctica.

Esperamos que coloques en practica estos sencillos consejos con los que puedes salir de deudas y llegar a una tranquilidad financiera.  Si deseas más contenido como este, inscríbete hoy a nuestro canal de YouTube o visita nuestro blog en www.BillMo.com

 

 

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search

las-personas-libres-de-deudas-son-las-ms-felices-del-mundo-billmo-money-transfer-amp-wallet

Cónoce los mejores trucos de AHORRO