12-consejos-para-adaptarse-a-un-nuevo-pais

12 Consejos Para Adaptarse a un Nuevo País

Categorías:

Ser inmigrante, es ante todo, ser un aprendiz de cómo vivir en otro país. Desde el momento en que aterrizas en el avión o llegas a la terminal de transportes a la ciudad que has escogido para vivir, te  conviertes en algo más que un visitante, en una persona que deja de ser un turista para hacer parte de una sociedad.

Ese aprendizaje consiste en un proceso de asimilación de todos los componentes culturales de lo que promete esa nueva tierra que hemos seleccionados. Implica también el adaptarse a las condiciones que en la mayoría de las veces te “toca” vivir, como lo es el dominar un nuevo idioma, pagar impuestos y realizar gastos frecuentes.

La cuestión se agudiza un poco más cuando no eres un inmigrante solitario, sino que tienes responsabilidades frente a tu pareja, o incluso, con tus propios hijos. Por lo que la asimilación puede convertirse en algo complejo de llevar, siendo precisamente la nueva realidad social en la que vives, el factor que más puede llegar a desmoralizarte e intentar derrotar tus buenos deseos de llevar una vida agradable, pacífica y solvente.

 

Visita: Distribuidores de Productos 100% Mexicanos

 

12 Consejos Para Adaptarse a un Nuevo País

Photo By: Clem Onojeghuo

 

1. Tu nacionalidad vs los anfitriones del nuevo país

Lo cierto es que no es fácil ser inmigrante. Y mucho menos si eres un mexicano, acerca del cual hay muchos estigmas, tal como le sucede a los colombianos o los peruanos, entre otras nacionalidades, donde el hecho de ser sudamericano está asociado a la delincuencia común, el narcotráfico o el trato de blancas.

Por eso, el primer reto que tiene todo inmigrante es lidiar con estos estigmas y empezar a labrarse una identidad que pueda proyectar confianza total en todos los sectores, frente a todos los que serán sus nuevos vecinos. Deberás demostrar de lo que estás hecho para así convertirte en auténticamente un ciudadano del país que has escogido para vivir.

Ese será el primer golpe al que enfrentarás y ten por seguro que por muy educado o profesional que seas, por muy amigable y querida que sea tu presencia, tu nacionalidad puede generar recelo entre las personas con las que empiezas a convivir, con tus compañeros en el trabajo o cuando simplemente tomas el metro y te delata tu color de piel y las facciones de tu rostro.

 

2. El proceso de desmoralización

Y este golpe viene acompañado con otro factor psicológico muy importante: la fragmentación de la ilusión. Desde el sueño americano hasta la esplendida vida que promete Europa, es más que natural que el inmigrante sienta que el llegar a un nuevo país es como llegar a la tierra prometida que guiaba Moisés en el Antiguo Testamento.

La ilusión de cortar las raíces con tu nación e irte a vivir en un nuevo lugar resulta muy fantástica. La idea que se suele hacer es que todo marchará bien y que todo saldrá de acuerdo a lo soñado, que se encontrará el mejor trabajo y que ese reinicio de vida llegará con todas las garantías.

Esa es la misma ilusión que mantienen los mexicanos (y los latinoamericanos en términos generales), por ejemplo, frente a un país como los Estados Unidos, cuyo solo nombre hace referencia al sueño americano y a la denominada Tierra de las Oportunidades.

El choque va a ser duro, porque tienes que lidiar con los nuevos impuestos, con las tensiones de un nuevo trabajo, con el tener que ahorrar y conocer sobre las alternativas reales que tiene ese país para los inmigrantes. Si tienes en claro que las cosas no van a ser tan fáciles como imaginas, ten por seguro que el proceso será mucho más llevadero, porque sabes de antemano a lo que te vas a enfrentar.

Es decir, a menos que seas un profesional con un puesto de trabajo ya asegurado antes de tu aterrizaje en dicha ciudad, ten en mente que en tu primera entrevista laboral no te van a dar el mejor cargo, sino que tendrás que ser humilde y tener una voluntad de hierro para trabajar al mismo ritmo que lo hace cualquier otro norteamericano, canadiense o europeo.

Para que puedas asimilar este choque deberás entonces hacer acopio de tu identidad como mexicano y dejar que esos sentimientos sean los que más te impulsen a continuar con tu sueño de establecerte y llevar un estilo de vida lo suficientemente pleno en el escenario internacional que has escogido.

 

3. Existe un plan de trabajo a seguir

Para hacer mucho más llevadera la estancia y el proceso de aprendizaje que debes vivir como inmigrante, existe una gran cantidad de tareas a realizar. No será fácil, pero tampoco imposible. Y como mexicano, ten por seguro que no será un reto demasiado complejo, si te motivas con esa chispa y esa voluntad consagrada que caracteriza al pueblo azteca.

En este artículo descubrirás una buena colección de tips que te darán una panorámica total de cómo cumplir ese proceso de adaptación y convertirte en un ciudadano más de ese país, independiente de si se trata de los Estados Unidos, España o Inglaterra.

 

4. Recorre la ciudad, conoce lo que ese nuevo mundo tiene para ofrecerte

Antes que nada, debes tomarte el tiempo de reconocer cómo es el sitio al que estás destinado a vivir. Tomate la libertad de recorrer sus calles y aprender a identificar las direcciones. Es más que esencial que reconozcas por completo todo el entorno de la ciudad o población elegida.

Cuando seas consciente de qué tan enorme es ese lugar y qué tan lejos te encuentras de tu casa cuando sales a caminar, tu desenvolvimiento será mucho más seguro. Tomate el gusto de extraviarte en el laberinto desconocido de esa ciudad y luego encuentra la ruta de regreso a tu domicilio.

Tener en claro dónde vives y saber distinguir la ubicación de los supermercados, los bancos y los edificios importantes, te otorgará el radar adecuado para que puedas amar tu nueva vida, sintiéndote seguro de los espacios que te corresponden vivir.

Este es un proceso que te tomará días, e incluso semanas, pero que al igual que un taxista te dará una idea general de cuáles son los medios de transporte adecuados para desplazarte de un punto a otro, en donde quedan los hospitales por si se presenta alguna emergencia y cómo puedes identificar las estaciones de policía para solicitar ayuda en caso de algún problema.

12 Consejos Para Adaptarse a un Nuevo País

Photo By: Atlas Green

5. El tiempo de adaptación

Por otro lado, lo primero que debes tener en claro es que aunque seas un inmigrante que estará en dicho lugar durante un tiempo determinado, debes trazarte una meta de adaptación. Y esta meta debe tener por lo menos una duración mínima de seis meses, lo suficiente para adentrarte en la cultura y reconocer hasta que punto te sientes satisfecho de vivir allí.

Esto es del todo importante, ya que en caso contrario, el agotamiento y el estrés que pueda suponer puede ser realmente perjudicial para la salud. En Londres, por ejemplo, una de las ciudades con mayor número de inmigrantes del mundo, son muchos los estudiantes que llegan con las buenas intenciones de hacerle frente a todo, pero también son muchos los que al cabo de un periodo de tres meses se devuelven a sus países, defraudados del pesado estilo de vida al que deben someterse.

Es por ello, que debes tener presente que tu proceso de adaptación no será algo que se consolide de la noche a la mañana. Una vez lo tengas en claro, todo lo demás será seguir una rutina de deberes que te ayudarán a vivir de un modo mucho más pacífico.

 

6. Aprender lo que propone el idioma

Este es uno de los aspectos más importantes. El idioma representa el medio con el cual podrás defenderte, tanto para ubicar una calle como para pedir un hot-dog o realizar el pago de los servicios públicos. Imagina por un momento en lo complejo que sería si fueras mudo.

Por eso tu primera tarea será estudiar profundamente el idioma, ya que este define tu libertad de expresarte y desenvolverte en el país que has escogido. Esto es incluso indispensable cuando se trata de tu propio idioma.

En Estados Unidos, por ejemplo, existen comunidades de latinos donde puedes comunicarte con facilidad en español. Quizá puedas vivir en ese entorno durante años, sin que tengas que molestarte en aprender profundamente el idioma inglés, pero aun así tienes el reto de asimilar todos los modismos o regionalismos que se comparte, ya que muchas palabras pueden llegar a confundirte.

En Colombia por ejemplo, en ciertas regiones la palabra “coca” no se refiere propiamente a la planta que se utiliza para producir la cocaína, ni mucho menos para hablar de la coca-cola, sino que designa a un tipo de recipiente plástico que se usa a modo de lonchera para llevar el almuerzo. Este tipo de palabras propias de una cultura son las primeras que tienes que comprender.

¿Cuál es la solución? Estudiar el idioma, al igual que encender la radio y la televisión con mayor frecuencia. Mientras más contacto tengas con el idioma, mejor será tu aprendizaje. Mantén una actitud de mente despierta para divertirte con el idioma y aprender esa clase de palabras que podrían tener un doble sentido.

 

7. Conseguir un trabajo estable y llevadero

El otro punto indispensable a tener en cuenta es el relativo al trabajo. Necesitas ingresos, necesitas tener un oficio en el que ocuparte y necesitas tener una razón de ser para adaptarte, aparte por supuesto de lo que implica el cuidarte a ti mismo, o bien, responder por tu familia.

Los inmigrantes de cualquier parte del mundo, pero sobre todo los sudamericanos, están dispuestos a todo para lograr vivir de manera estable en el país que los recibe. Desde limpiar baños y pasillos en centros comerciales y atender en la caja de restaurante de comidas rápidas, hasta llegar a ser mensajeros o ayudantes de construcción: todos estos son oficios a los que todo inmigrante sabe que debe asumir mientras logra madurar su estadía y sentirse seguros con su deseo de salir adelante.

Sí, habrán trabajos más pesados que otros, como también puedes tener suerte y posicionarte en uno mucho más flexible. Si cuentas con formación profesional lo más seguro es que encuentres un trabajo ideal, pese a que quizá el sueldo que recibas no será tan generoso como puedas esperar en primera instancia.

En todo caso, hay que trabajar. Pero también tienes que ser consciente que tipo de oficio realmente te hace sentir realizado y que realmente se ajuste a tus fuerzas. No puedes someterte al peso de un trabajo solo por sobrevivir, ya que con el tiempo te agotarás y el estrés te seducirá a dejarlo todo para volver a tu país.

Ser inmigrante es todo un reto, por eso aprende a elegir un oficio que corresponda a tus capacidades. Ten por seguro que hay un empleo perfecto para ti y que este llegará a ti como anillo al dedo para continuar en tu camino como inmigrante.

Cuando aprendas a sobrellevar la vida del primer trabajo, considera el obtener un segundo trabajo secundario que sea mucho más flexible y te proporcione ingresos extras.

 

8. Ahorrar

Una vez hayas alcanzado una estabilidad laboral, es decir, cuando puedas defenderte con un oficio que realmente te haga sentir pleno y te dé buenos ingresos, entonces empieza a ahorrar. Está será tu arma secreta para cualquier circunstancia inesperada que pueda presentarte, pero ante todo, para ir labrando un nuevo destino con mejores recursos.

El ahorro te hará sentir que tienes de donde echar mano para considerar decisiones más importantes que fortalezcan tu día a día. Este ahorro constituye una energía que te estimulará a seguir ahorrando y acumular reservas para ti. La sensación del ahorro viene acompañada con un sentimiento de seguridad y confianza de que estás haciendo las cosas bien y que te preocupas por tu futuro.

Recuerda que puedes crear una cuenta bancaria con solo tu pasaporte o brindar ciertos datos que avalen tu identidad. De ese modo, aunque seas un inmigrante, tienes un lugar ideal para que esos fondos no se extravíen, por ejemplo, cuando te trasteas de domicilio.

Ahorrar no será fácil, pero en ello cuentan decisiones como ir al trabajo en bicicleta en vez de autobús, dejar de darte ciertos antojos como esa hamburguesa que viste ese restaurante de la esquina o apagar las luces de la vivienda en la que vives.

A largo plazo podrás dejar de pagar renta para adquirir una casa propia, aunque naturalmente, ya en este punto, habrás adquirido la nacionalidad y/o residencia permanente como ocurre en los Estados Unidos, o bien, te mezclas discretamente y por completo en la sociedad que has elegido, tal como suele ocurrir con los latinoamericanos.

 

9. Conocer la política del país

Llega un punto de tu formación como inmigrante en el que te das cuenta que estás ocupando la misma posición de un ciudadano. Puede que no hayas adquirido aún la visa de residente, o bien, que solo lleves un trimestre de estadía, pero muy pronto entiendes que al igual que cualquier otro ciudadano también tú estás pagando impuestos, que debes ajustarte a las legislaciones laborales y que existe todo un conjunto de reglas que si llegas a desafiarlas te pueden involucrar en problemas.

Es en ese punto donde tienes que estar atento a todo lo que tiene que ver con el dinamismo de la ciudad. Tu compromiso será el de informarte sobre todas las políticas que se toman a diario en el gobierno, aunque parezca que algunas no pueden afectarte en tu condición de inmigrante.

Ya que todas esas decisiones te van afectar directa o indirectamente aunque no lo quieras. En el caso de los inmigrantes que se han decidido por vivir en los Estados Unidos, la llegada a la presidencia de Donald Trump ha supuesto el observar cómo la política interna del país puede golpearlos; y ni que decir del asunto relativo la inmigración que ha causado tanta polémica.

Es importante informarse de todo el panorama, ya que las legislaciones que se tomen puede marcar, por ejemplo, los tipos de horas de trabajo que las empresas le pueden dar a los inmigrantes, lo mismo que las garantías en lo relativo a la salud pública y otros pagos.

Tu deber será el de ser consciente cómo tu estadía en dicho país va a beneficiarte y qué opciones tienes para prolongar tu estadía, o bien, llegar a la altura de poder exigir la ciudadanía. Eso involucra a su vez el estudiar qué reformas se toman en las embajadas respecto a las visas y los derechos de estadía.

 

Te puede interesar: ¿Miedo al Cambio? 5 Consejos para Superarlo

 

12 Consejos Para Adaptarse a un Nuevo País

Photo By: Annie Spratt-

10.  Conocer más la cultura del país

Mientras tanto, para hacer tu visita al país mucho más agradable, no descuides el sumergirte en la cultura y la identidad del país. No se trata de renunciar a tu nacionalidad, sino de conocer más a fondo todas las alternativas que tiene el país en materia de entretenimiento, deportes, artes o arquitectura.

Sumergirte en la cultura del país que visitas te ayuda a estudiar a fondo la calidad del estilo de vida que llevan los ciudadanos. De ese modo podrás convencerte de hasta qué punto tu estadía en dicho país será lo suficientemente fascinante para seguir trabajando, continuar ahorrando y estudiar todas las alternativas que tienes para crecer.

Una vez conoces bien la cultura del país al que llegas, las puertas se te abren en materia de qué formación tendrás que recibir para profesionalizarte o ascender en el trabajo. Pero al mismo tiempo, conocer toda la dimensión cultural te hará disfrutar más intensamente lo que es convivir con dichos ciudadanos.

Tomate el tiempo de asistir a un partido de fútbol, baloncesto o baseball. Estos son los tipos de lugares donde puedes socializar con otras personas y hacer buenos amigos. Lo mismo ocurrirá cuando visitas una biblioteca, un museo o un parque de diversiones.

Estos son los sitios que hay que aprender a descubrir para comprender el sentido de la amabilidad de las personas y poder imitarlo a la perfección para finalmente romper esa faceta de ser simplemente un inmigrante.

 

11. Disfrutar de tu estadía

Por otra parte, no todo será trabajo ni sacrificios. Para ser un excelente inmigrante, aunque la meta es poder salir adelante y hacerle frente a todos los retos, también debes tomarte el tiempo para ti y tu familia.

Si te apetece ir a un buen restaurante date ese gusto, lo mismo que ir a la playa o a un museo, tal como ya se citó previamente. Pero es importante recalcarlo, ya que así la vida se hará más flexible y tu proceso de adaptación será mucho más delicioso de llevar.

Saca tiempo para estar en familia, para salir con tus amigos y así darte cuenta que además de ser un inmigrante eres una persona que tiene todos los derechos de cualquier otra. Tu nacionalidad y la condición de estar viviendo allí como un nuevo visitante, no te exime de llevar una vida agradable y acorde a tus gustos.

12. Soñar

Finalmente, tu última tarea para ser un excelente inmigrante, es la de ver más allá de lo que propone la vida cotidiana. Cuando te hayas adaptado y puedas sobrellevar el ritmo de tu trabajo, también será imprescindible que te traces metas.

Todo inmigrante que llega a un país, viene acompañado con una ambición. Y la coincidencia de la mayoría de todos es la de establecerse de por vida en ese nuevo escenario. Pero esto no será posible si tu vida se encierra en un círculo vicioso donde todo sea trabajar y vivir el día a día.

La alternativa de ahorrar precisamente constituye uno de los pilares para que puedas tener una visión más positiva de cómo fortalecer tu estilo de vida y tener los mismos privilegios de cualquier otro ciudadano.

 

Si mantienes una actitud positiva y sueñas con obtener mejores beneficios, tú mismo destino te ayudará a crear el negocio que necesitas para ser independiente, o bien, podrás financiarte tus estudios (o los de tus hijos) para progresar.   Mientras tenga la fe de soñar positivamente y trazar un plan que pueda ser más autónomo con tus metas, ten por seguro que tu estilo de vida como inmigrante prosperará y te ayudará a vivir a plenitud.

 

Si deseas más contenido como este, inscríbete hoy a nuestro canal de YouTube o visita nuestro blog en www.BillMo.com

 

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search

12-consejos-para-adaptarse-a-un-nuevo-pas-billmo-money-transfer-amp-wallet

Cónoce los mejores trucos de AHORRO